Muñeco de trapo

Yo tenía una novia muy celosa.
Y un muñeco de trapo se compro.
Más quería retenerme eternamente.
Y al muñeco de agujas lo llenó.

Cuando vió que no le funcionaba.
A un brujero famoso se llegó.
Este mezcló unas cuantas hierbas.
Y con ellas en la ducha se bañó.

Esa noche me tocaba visitarla.
Y contenta la puerta me la abrió.
Yo sentí olores tan extraños.
Sin pensarlo de su casa me fui yo.

Al fin fui de nuevo a visitarla.
Y en traje de astronauta me llegué.
Y olores tan fuertes como aquellos.
Con el traje de astronauta lo alejé.


Cuando vió que no le funcionaba.
A un brujero famoso se llegó.
Este mezclo unas cuantas hiervas.
Y con ellas en la ducha se bañó.