El ermitaño.

Entre bosques y montanas.
Un ermitaño vivía.
Tubo que dejar el pueblo.
Por las deudas que tenía.

De casa tenia una cueva.
Que antes un oso vivía.
Pero como era verano.
El solo la compartía.

Cuando el invierno llego.
Quiso el oso regresar.
Pero al ver que no había puerta.
Se tuvo que regresar.

Por esas grandes montanas.
Una joven esquiaba.
Pero en un alud de nieve.
Quedo casi sepultada.

Ya se allegaba la noche.
Nadie la podía ayudar.
Solamente el ermitaño.
Sus gritos podían escuchar.

Cuando llego el ermitaño.
La joven no podía hablar.
Su cuerpo se había frisado.
Encontrándose muy mal.

Llevándola pa la cueva.
Su cuerpo lo acaloro.
Y ahora por siempre en la vida
En la cueva viven dos.